EL ARROYO Y SUS MARGENES, UNA CUESTION DE POLITICAS PUBLICAS Y CONCIENCIA SOCIAL (Segunda parte)

Promesas vacías, parquisación con fines electorales, basura en las márgenes y un grupo de amigos con muy buenas intenciones. Todo eso hace de nuestro Arroyo un lugar para analizar

Por  Mauricio Cocchiarella

A mediados de noviembre de 2018 el municipio anunció con bombos y platillos la firma de un convenio para la limpieza del arroyo que se suscribió con el Ministro de Infraestructura José Garibay por una suma superior al millón setecientos mil pesos para la limpieza del arroyo Cañada de Gómez y Los Ceibos. Los trabajos comenzaron en diciembre de ese año y luego (como habitualmente hace el área de comunicación social) se suscitaron varias notas periodísticas destacando la importancia y el costo de la inversión pero en ninguna de ellas se detallan cuales fueron los trabajos que se realizaron.

En enero de 2019, la nota que tiene la opinión de la entonces presidenta del Concejo y a cargo del ejecutivo Carina Mozzoni, destaca que las obras comenzaron en el mes de enero en zona rural, y finalizarán durante el mes de febrero en zona urbana.

Lejos de eso, a fines de junio de 2019 se publicó otra nota donde se indica que los trabajos seguirían en la zona urbana,  más específicamente en la desembocadura del conducto de calle Moreno lejos de aquella promesa hecha en enero donde se afirmaba que los trabajos finalizarían en febrero.

Teniendo en cuenta los resultados y el análisis de la encuesta que publicamos en la nota anterior y que tal encuesta fue realizada en 2020, debemos decir que la limpieza del arroyo no tuvo mucho efecto (casi el 90% de los encuestados dijo no estar conforme con el mantenimiento).

La cuestión política

El año 2021 fue marcado por las elecciones y los distintos sectores políticos se hicieron eco de la problemática del arroyo con distintas intenciones.

El bloque del radicalismo presentó en abril un pedido de informe por la colocación de barandas que habían sido adquiridas en el año 2006, con el fin de colocarlas en tramos a la vera del arroyo, trabajo que, aducen, fue incompleto, los elementos cubren sólo una parte de los espacios previstos, y muchas de esas barandas se encuentran en otros sitios de la ciudad. En su momento Chale expresó que “El incumplimiento en la colocación de estas barandas  provocó que el Municipio haya tenido que realizar acuerdos extrajudiciales en algunos casos en que vehículos cayeran al arroyo, lo que hubiera sido evitable si los elementos ocuparan su lugar”. Demás está decir que el oficialismo rechazó el pedido valiéndose de la mayoría.

En tanto, en marzo de 2021 Carina Mozzoni ya fuera del oficialismo presentó un proyecto de ordenanza donde propuso declarar como reserva hídrica natural al Arroyo Cañada de Gómez y propuso que se incluya dentro del presupuesto municipal, brindando los recursos necesarios que garanticen la limpieza, mantenimiento y cuidado constante de la reserva.

En tanto, en octubre del año pasado en plena campaña electoral el municipio cañadense a través de la intendenta Stella Clérici, el presidente del Concejo, Marcelo Casalegno, y la directora de Arquitectura y Planeamiento, Marcela Fazi, presentaron el Paseo Del Agua – Parque Lineal Arroyo Cañada De Gómez.

El proyecto,  se ejecutaría en el tramo urbano de la ciudad, delimitado por calle Latinoamérica al oeste (Proyección Puente Alem) y calle San Lorenzo al este, prevé acciones para la recuperación y embellecimiento de las márgenes con participación público-privada, organizaciones gubernamentales (Ente Turístico, centros de estudiantes, escuelas, etc) y no gubernamentales, clubes, agrupaciones como “Amigos del Arroyo”, “Cañada en Bici”, “Agrupación Arbolado” entre otros. Lo que si ocurrió fue la inauguración de un espacio con juegos y barandas que se colocaron en Bvar. López y Bolivia. Lo que no se sabe es si esto se hará efectivo o solo serán promesas de campaña.

La responsabilidad social

Mas allá de las idas y vueltas de los políticos también nos cabe a los ciudadanos la responsabilidad de cuidar el arroyo, cuidar significa no tirar basura. Desde Periodismo Comprometido hicimos una recorrida por los lugares donde más gente transita y recorrimos la calle Julio A. Roca entre Atlántico y Venezuela y se pueden apreciar bolsas de basura rotas sobre la calle y más adelante, más cerca del puente de material que cruza calle Atlántico se divisa que los juncos han sido cortados, están secos y a partir de ese corte aparecen no solo bolsas de basura sino todo tipo de basura domestica como sillas, electrodomésticos, etc.

Es loable lo que hace la Asociación Amigos del arroyo, pero estas acciones quedan en la nada si nosotros los ciudadanos no cuidamos este espacio, puede haber voluntad política, dinero que llega para la limpieza, pero si no lo cuidamos y lo seguimos viendo como un espacio que separa a la ciudad en facciones sociales no lo vamos a disfrutar nunca.

 

FUENTE: Periodismo Comprometido

Exit mobile version