Cañada de Gómez - Santa Fe

 

 

 

 

 

EL ABUSO DEL ESTADO HACIA LOS POBRES

 

Caso PUNTANO

24.05.17

INVESTIGACIÓN PERIODÍSTICA

 

 

Por Mauricio Cocchiarella


La mañana del viernes 23 de setiembre de 2011 se mostraba lluviosa y fría, habían quedado algunos resabios del otoño que comenzaba a despedirse. Parecía el día perfecto para hacerlo, nada o nadie podían oponerse al  operativo “demolición” y el objetivo era la casa de un tal René Puntano. El día de la demolición, René Puntano no se encontraba en su casa, estaba en la de su hija afectado por un ACV, momento preciso para iniciar el accionar de las maquinas municipales.
 Según Catastro Municipal, estos terrenos todavía figuran a nombre de María Josefa Vitola pero en el expediente aparecen los boletos de compra venta entre María Josefa Vitola de Cornale y Juan Carlos Pedro Santana fechado el 20 de agosto de 1983 por la compra de esos terrenos en $1500 y otro entre Santana y René Puntano del mismo día (20 de agosto de 1983) por la suma de $2100. Santana aclara luego que lo elevado de la suma tiene que ver con que él se hizo cargo de una deuda de los terrenos. Figura también en el expediente una factura de Aguas Santafecinas con domicilio en esos terrenos a nombre de René Puntano.
En su defensa, el poder Ejecutivo local se sostiene de un “pedido” hecho por la titular de los terrenos, la Señora María Josefa Vitola de 88 años, presuntamente presentado el 20 de setiembre de 2011 (tres días antes de los hechos) donde la supuesta dueña de los terrenos autoriza en forma expresa el ingreso de los empleados municipales y los particulares que la Municipalidad designe.
Pero la realidad es que la nota fue escrita desde la Municipalidad, lo dice la abogada de la Sra. Vitola, quien pidió no ser nombrada. En una reunión con Vodanovich, éste le leyó la nota desde el monitor de su computadora y además le manifestó que en ese lugar “se ejercían actividades ilícitas, que era un foco infeccioso, que eso funcionaba como un basural y que había construcciones precarias, que si llegaba a pasar algo iba a ser en principio la titular registral quien iba a tener que responder” , luego manifiesta que “estoy segura de que cuando se habló el tema del ingreso y permanencia del personal de la Municipalidad a ese terreno nunca se habló textualmente de la demolición y derrumbe con la maquinaria que se utilizó, en ningún momento se habló que esa construcción funcionaba como una vivienda, que ahí viva gente y que se iba a demoler de la forma en que se hizo”.(Careo entre Vodanovich y la Abogada , 27/10/2011).
En su declaración en el careo, Vodanovich no desmiente lo que la Doctora dice, lo que si manifiesta es que le dio la nota para que la firmara María Josefa Vitola, sin antes preguntarle en qué condiciones estaba la señora para firmar.
Distintas fuentes nos confirmaron que los antiguos dueños no pidieron la limpieza del terreno, simplemente porque no tenían posesión sobre ellos y se preguntaban: ¿Qué tipo de interés puede tener una persona de que se limpie o se desmalece si no tiene posesión y no tiene derechos reales?
El día de la demolición, René Puntano no se encontraba en su casa, estaba en la de su hija afectado por un ACV, momento preciso para iniciar el accionar de las maquinas municipales.
Llama la atención que en un simple operativo de limpieza de un terreno, como lo describió el municipio, hayan participado los titulares de tres subsecretarías. Ellos son: Martin Alejandro Vodanovich, abogado y titular de la Subsecretaria de Gestión Jurídica, Verónica Mabel Cechetto, Licenciada en Trabajo Social y encargada de la Dirección de Promoción Comunitaria, Ángel Alberto Novello, Secretario de Servicios Públicos, Daniel Osvaldo Testasecca, Maestro Mayor de Obras e integrante de la división Obras Privadas. También participaron el titular de Seguridad Ciudadana, Luis Leiva y el  Coordinador de la Guardia Urbana Municipal Darío Ariel Climaco, lo que se llama un mega operativo para limpiar dos terrenos
Todos los funcionarios coinciden en su declaración que la intención era acceder al pedido de la dueña, pero cada uno hace un relato particular sobre el hecho puntual de la demolición. Climaco cuenta en su afirmación: “se comienza con la limpieza y el desmalezamiento del predio, las tareas se desarrollan con total normalidad, sin oposición alguna de estas dos personas, en determinado momento, mientras se estaban efectuando dichas tareas, la retroexcavadora, al aproximarse a la construcción precaria, propiedad de la Sra. Vitola, se cae una pared lateral, con la particularidad de destacar que se cae hacia la máquina, a partir de allí se decide, previa verificación de que no se halla nadie en el interior y luego de retirar los elementos que había en su interior, cuadros de bicicletas, sillas, etc.…, proceder a la demolición”. (Declaración testimonial del 20/10/2011)
Los argumentos presentados por el Municipio hablan siempre de derrumbar la vivienda de Puntano, en el terreno de la Sra. Vitola, nada dicen de la vivienda de Morelli, la intención era esa. Testasecca lo dice en su declaración: “Me quedo en el sector de la única vivienda que se iba a demoler – la ubicada más hacia la esquina noreste- para controlar que cuando se iniciara la misma se hiciera en forma ordenada. Se comienza la tarea de limpieza y desmalezamiento  con la maquinarias provistas por el Municipio, y luego se procede a la demolición de esta construcción, concluida la misma yo me quedo en ese lugar y luego me retiro hacia la ruta hasta el acceso y ahí Darío Climaco me lleva en su motocicleta” (declaración informativa del 20/10/2011), pero más adelante dice: “el día 15 de septiembre constato la otra construcción (la de Morelli, seguramente) en la cual había una persona  que dice habitar la misma, no se su identidad, le solicito pasar al interior para comprobar el estado, lo cual accede sin problema, y compruebo la precariedad de la misma, que posteriormente al formular el respectivo informe, a mi entender sugerí la demolición de ambas construcciones…” . (Declaración informativa del 20/10/2011)
La vivienda de Morelli nunca llegó a demolerse porque su hija Margarita se “atrincheró” con sus hijos menores de edad y los funcionarios desistieron del derrumbe. A partir de esto los vecinos cortaron el acceso a la autopista pidiendo la intervención de la Intendenta, quien a las 13 horas llegó al lugar junto a su esposo Fabián Speca y al Juez Rizzardi.
El Juez Jesús Alberto Rizzardi del Distrito Judicial 6 comenzó la investigación y la causa fue caratulada “Morelli Margarita y otros s/usurpación” y llevó el Nº 1732/11. Por lo que podemos ver la Municipalidad denuncia a René Puntano y Margarita Morelli de usurpar esos terrenos.
La familia buscó asesoramiento en la Asociación de Derechos Humanos y ésta se comunicó con el abogado Norberto Olivares de Rosario. El 5 de octubre de 2011 las dos familias junto a su abogado radicaron la denuncia en la fiscalía ante el Dr. Alberto Jesús Rizzardi, Juez en lo Penal Correccional del Distrito Judicial 6. Más tarde en conferencia de prensa, Olivares informó de las actuaciones realizadas y que se efectuó una denuncia por el accionar del plantel municipal por invasión de domicilio, daño, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público y le puso nombre y apellido haciendo responsables a tres funcionarios municipales: Verónica Cechetto, Ángel Novello y Martin Vodanovich.
El 30 de noviembre de 2011, Margarita Morelli y René Puntano, con el patrocinio del Dr. Norberto Olivares piden a la justicia constituirse como querellantes. Fundamenta la querella con cuatro puntos.  El primero habla de la conducta arbitraria y carente de sustento normativo de carácter administrativo, civil o penal (falta de orden para entrar en los terrenos que fue pedida por los damnificados en el lugar el día de los hechos y que los empleados municipales no tenían), el segundo habla de las contradictorias  explicaciones que sobre los motivos de dicho accionar brindaron los funcionarios públicos, tercero la alarma y amedrentamiento que han infundido las injustificadas frases amenazantes y por último las graves y dañosas consecuencias derivadas del arbitrario proceder que han concluido con la pérdida de la vivienda de René Puntano y detalla la comisión de delitos por los que los denuncia: daño, violación de domicilio y abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Pide también que la investigación esclarezca los hechos y se establezca una justa y equitativa reparación del daño sufrido, comprensivo del daño material y daño moral.
En cuanto  a la defensa de los funcionarios municipales, el Dr. Ramón Jorge Jerez, abogado de Verónica Cechetto se adelantó a resguardar a su cliente y el 21 de octubre de 2011 presentó un escrito donde expone sus argumentos y solicita al Juez Rizzardi tener en cuenta varias cuestiones que para él son irregulares. Habla de un procedimiento de carácter legitimo y de la limpieza para evitar riesgos, en fin el mismo argumento Municipal y textualmente dice que las acciones: “consistentes en limpieza, desmalezamiento y demolición de una construcción precaria deshabitada con amenaza de derrumbe”. Aquí nos vamos a detener y a analizar la palabra deshabitada porque parece ser el argumento en el que se van a basar las defensas de los funcionarios.
Más adelante manifiesta que estas acciones “generaron la reacción (a mi entender desmedida) de vecinos quienes resistiendo la concreción de los trabajos procedieron ilegítimamente a cortar el acceso”.
Pero la más enérgica defensa de los funcionarios municipales la hace el Dr. Gregorio Gómez, abogado de Vodanovich, Novello y Testasecca quien el 23 de diciembre de 2011 presentó un escrito solicitando el sobreseimiento de sus clientes.
El objetivo del mismo es primero deslindar toda responsabilidad de los empleados municipales y le exige al Juez “elementos de convicción suficientes como para estimar que se cometió un delito en el cual los imputados pudieron tener responsabilidad penal” y aclara que para él no existe sospecha bastante que pudieran tener participación en ilícito alguno.
Pero lo que más llama la atención en todo el escrito es la cantidad de veces que hace referencia a decir que la construcción de Puntano que fue demolida estaba abandonada, se repite el argumento antes mencionado que esgrimía el Dr. Jerez, salvo que en este caso en vez de decir que la vivienda estaba deshabitada, en esta presentación el abogado insiste en resaltar que la vivienda estaba abandonada y utiliza esta palabra siete veces, seguramente para justificar el accionar de sus defendidos y resalta que lo realizado se enmarca en  un acto administrativo totalmente ajustado a derecho y que ese acto nunca puede ser un acto ilícito.
Las aguas se calmaron cuando la Municipalidad comenzó a construir la casa y la entregó a fines de 2012 y las negociaciones se reanudaron al año siguiente cuando volvió a aparecer la posibilidad del Principio de Oportunidad pedido por la defensa de Verónica Cechetto. En una audiencia realizada en noviembre de 2013 la defensa de los funcionarios le planteó al Fiscal Granato la inexistencia de motivos para continuar con la causa.
El mismo Olivares explica cómo se fueron desarrollando las negociaciones: “Se pasó a un cuarto intermedio y esta audiencia se hizo en dos instancias. En la primera participó Margarita Morelli, una de las querellantes, donde los abogados de los funcionarios municipales presentaron un convenio en donde se pacta una reparación económica, Margarita Morelli la acepta y en el mismo convenio manifiesta su conformidad para que se aplique el Principio de Oportunidad” (Periódico “El Informe” – 23/02/2014)
Por lo expuesto anteriormente se deduce una negociación entre Margarita y la Municipalidad para que no prosiga más la investigación y repararle el daño moral que le provocaron. Además trascendió que la suma acordada sería de $ 25000.
Por otro lado, con René Puntano la negociación se extendió un poco más porque, si bien reconoció que parte del daño estaba reparado con la reconstrucción de su vivienda, existió lo que él mismo llamó “daño moral” por los recuerdos perdidos y porque al momento del hecho él estaba recuperándose de un ACV. Rizzardi con buen tino tomó la decisión de dar un cuarto intermedio para marzo, así le daba tiempo a Olivares y a la Municipalidad de negociar un monto y llegar a un acuerdo.
Al igual que Margarita, Puntano inició gestiones con los funcionarios municipales quienes en un principio se negaron a las pretensiones del damnificado y hubo un mes hasta la próxima audiencia.
La audiencia final estaba pautada para el 18 de marzo, pero se adelantó unos días porque hubo una propuesta al planteo de Puntano y finalmente la historia culminó el 13 de marzo de 2014. Con la presencia de Testasecca, Vodanovich y Novello, patrocinados por los abogados José Ferrero y Mauricio Bonchini y de Puntano y Olivares, conciliaron sus intereses y arribaron a un convenio.
El caso Puntano podría haber sido un caso más de atropello del Estado que hubiera quedado en la nada de no haber sido porque se mediatizó a través de la cobertura periodística de un cronista para una radio. Es una muestra de atropello y de que al Estado Municipal cañadense no le interesan los derechos de los ciudadanos de pocos recursos económicos, nunca le interesó limpiar el terreno y, más allá de las distintas versiones de por qué lo hicieron, la versión original es poco creíble